Buenos modales en los negocios

“Cuando haga negocios con un europeo sajón evite el contacto personal, pues podría ser tomado como una invasión a la intimidad. Con un europeo latino no hay muchas diferencias, pero hay que cuidar los horarios de comida. En Italia, si va a tratar con una mujer mayor de 18 años, llámela señora aunque sea soltera”.

Nicola Santini sabe lo que dice. Extremadamente gentil y de voz cordial, este italiano de apenas 28 años ha hecho de la buena educación su forma de vida.

Con una licenciatura en Comunicación y una especialización en Business Etiquette de la Universidad de Nueva York, Santini organizó junto con su amigo Tommaso de Mottoni y Palacios la primera muestra pictórica de la Princesa romana Inés de Torlonia. Debido al éxito que obtuvieron, varios aristócratas les pidieron consejos sobre relaciones públicas, por lo que crearon en 2000 Eredi al Trono (Herederos al Trono) una agencia de marketing especializada en desarrollar ideas mediante la creación de valores agregados.

Y el gran valor agregado que ofrecen a sus clientes es utilizar las buenas maneras y la etiqueta para vender más, concepto que ha sido un éxito en Italia no sólo porque es la única agencia de su tipo sino porque realmente funciona.

“La importancia de las buenas maneras es fundamental no sólo en los negocios, sino en las relaciones personales, en cualquier actividad que tenga que ver con el contacto con el público.  Es un hecho que los clientes prefieren una compañía donde las personas son educadas que una donde no lo son.

En mi experiencia me he encontrado con personas que tienen una empresa que trabaja muy bien, pero les faltaba algo, y yo me dí cuenta que no respondían como debía ser al teléfono, que escribían mal los mails, que no te mandaban una nota de agradecimiento cuando hacías algo por ellos”, dice Santini.

Así poco a poco fue escribiendo un conjunto de reglas del emprendedor “elegante y educado”, las cuales se encuentran reunidas en su libro ‘Business+Etiquette’ publicado en diciembre de 2004 y único en su tipo en Italia.

Sus conocimientos llamaron la atención no sólo de las grandes empresas como el Grupo Ferreti y Lamborghini, a quienes da cursos por un promedio de 3 mil dòlares, sino también de la Universidad de Lucca y de la Bocconi de Milano donde impartió dentro del Master en Corporate Finance un seminario “full immersion” de Business Etiquette y de Comparative Buisiness Etiquette, en el cual se aprende de todo, “desde cómo se viste, cómo se saluda, cómo se hacen las presentaciones, cómo se invita y cómo se hacen las comidas de negocios”.

“La respuesta siempre ha sido muy buena. Han llegado presidentes, titulares de empresas que buscan las nuevas reglas para comportarse correctamente. Sobre todo están interesados en las reglas de las buenas maneras internacionales porque tal vez uno sabe como comportarse muy bien en su propio país, pero cuando hay que ir a Corea o a Japón o a Estados Unidos las costumbres son diferentes”.

¿Algunos consejos de la buena educación internacional?

“Si lo invitan a una cena de negocios en los Estados Unidos, nunca hable de cosas personales. Asimismo, no se sorprenda si un emprendedor norteamericano le dice cuánto gana, es de lo más normal. Coreanos, chinos y africanos muestran su satisfacción por una comida eructando ruidosamente. Para ellos es una forma de respeto. Los japoneses lo primero que hacen cuando conocen a alguien es darle su tarjeta de presentación”.

Nicola Santini podría dar consejos por horas, pero todo lo resume en dos palabras ”sentido común”, “hay que tener sentido común. Tal vez es difícil memorizar 500 reglas, pero si se razonan, si se aplica el sentido común, te vienen por lógica”, explica.

¿Interesado en abrir una escuela de buenas maneras para emprendedores?, Nicola Santini le tiene un consejo: “dominar lo que se dice y estar preparado”.

“No basta enseñar las cosas, se necesita también responder a las preguntas. No hay que inventar, uno se debe actualizar, leer material de otros, pues no podemos estar impreparados para dar una respuesta”, concluye.

Algunas reglas de buena educación aplicadas a los negocios

–       Cuando le presenten a alguien no diga “encantado”. Un emprendedor bien educado simplemente extiende la mano y dice su nombre y apellido.

–       Nunca diga “buen provecho”. Sólo inicie a comer cuando los demás han recibido sus alimentos o cuando el anfitrión empiece.

–       No hay nada más maleducado que no recordar el nombre de la persona a la que nos acaban de presentar.

–       Siempre hay que llegar a las citas de negocios limpios y presentables. Las mujeres no deben exagerar su maquillaje, vestir sexy o de forma extravagante, a no ser de que trabajen en el mundo del espectáculo o de la publicidad.

–       En sus mensajes vía email evite textos con colores. Mande mensajes cortos y con pocas abreviaciones. No use direcciones con apodos de chat o personales. Lo mejor es usar una dirección con nombre y apellido. Por ejemplo, juanperez@grupoabc.com

–       En una comida de negocios, apague su celular

–       Si escribe un fax lo ideal es poner a mano la fecha, el lugar, las fórmulas de cortesía y la firma. Todo lo demás puede ser redactado con la computadora.

Fuente: Nicola Santini   Eredi al Trono 0039 0584.985138  info@eredialtrono.com

Publicado en agosto 2005 Revista Entrepreneur

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s