Presunta Implicada

Tenía 17 años cuando la conocí. Su voz fue como una humedad que se me coló en la piel y con los años se me hizo costumbre. En 1992 yo terminaba la preparatoria. Cerraba ciclos. Sabía que a muchos no los volvería a ver. En la radio, una canción que sonaba de lluvia en lluvia absorbía ese momento: Cómo hemos cambiado.

Aunque las notas me hipnotizaron desde la primera vez,  me costó trabajo dar con el nombre del grupo que mezclaba letras rotas con un pop azul morado. Se llamaban Presuntos Implicados y habrían de entrometerse para siempre en mi vida.

Publicado en la Revista Vicio de noviembre 2014

Al frente de la agrupación estaba una mujer rubia y delgada: Sole Giménez. Me volví su fan. Fui acumulando discos y canciones. Experiencias envueltas en su voz. Me inicié en el periodismo mientras un viejo estéreo desgranaba aquello de Siento vida, río cuando estoy alegre, quiero y me dejo querer. Asistí a sus conciertos de la mano de un amor que doce años después se me deshizo en un Nunca es para siempre. Di portazos transparentes cuando me pidieron esperar, ansia que sólo pude deshacer con la voz de Sole cantando a Manzanero.

En 2006, Sole dejó el grupo y Presuntos no volvió a sonar igual, al menos para mí. Sole se lanzó como solista. En 2008 publicó La Felicidad, con las maravillosas Tan Sola y En Femenino Singular. Con Dos Gardenias (2009) rindió homenaje a clásicos latinoamericanos. Le siguieron Pequeñas Cosas (2010) y El Cielo de París (2011), cantado mitad en francés, mitad en español.

Este 2014 Sole Giménez lanza Cómo hemos cambiado, una compilación de las canciones más representativas de Presuntos Implicados a ritmo de jazz, bossa nova, bolero, swing.

Las redes sociales tuvieron mucho que ver a la hora de escoger los tracks. No era fácil seleccionar 15 canciones de una historia que duró 23 años y 12 discos. Sus fans le sugirieron algunas, pero, al final, la decisión fue de ella, con la libertad que le daba lanzar su primer trabajo independiente.

Sole las hizo completamente suyas, les dio la vuelta y las embadurnó de nuevos matices y colores. Fue una travesía es la que estuvo acompañada de artistas como Josemí Carmona y la cantante india Ganavya Doraiswamy.

“Estas canciones son muy importantes para mí porque recorren mi historia personal y porque hablan de momentos y personas que han marcado algunos pasos muy significativos de mi vida. Son una especie de radiografía de mi recorrido vital y profesional, casi una autobiografía y reconozco que ellas hablan de mí mejor que yo misma”, escribe Sole en su sitio web.

Y el resultado es arrebatadoramente bueno. Demasiado. Con las nuevas versiones Sole se mete de nuevo a tu piel, te abraza el alma y la ilumina. Te recuerda que 22 años después del primer encuentro con su música, las cosas han cambiado, pero no tanto como para dejar de estremecerte con su voz.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s