Punto de quiebre es una realidad

Y de repente volteas y está ahí. Dos años y medio de desvelos; de vaciarte en letras; de llorar y desesperarte porque la historia no fluía; de odiar y amar a Matías y Mercedes (uno por maldito y la otra por babosa); de deprimirte porque te dijeron que el borrador era una mierda y prometiste ya no volver a escribir; de levantarte de eso y empezar de nuevo, casi desde cero, para que quedara algo más o menos decente (aunque algunas partes las sigas odiando porque según tú son malas y cursis) y pudieras mandar la novela el 11 de enero de 2016, cumpleaños de tu papá, a cinco editoriales y cinco agentes literarios, y una de ellas te contestara diciéndote que le interesaba el tema, Y nada, el 5 de febrero ya estabas firmando contrato y hoy tus sueños se hacen realidad y estás ante uno de los mayores puntos de quiebre de tu vida.

Gracias a la vida, a Dios, a mis padres, a mi hija, a Adriana de Villa, Raul Mondragon-Osnaya, Lara Recamier, Guadalupe Vera García, Sidharta Ochoa, Santiago De Arena, Alex Quintana, Eduardo Sánchez Rugeles – Oficial, a la música de Magos Herrera, Mariana Xiarec y tantos y tantos que no caben aquí; pero, sobre todo, gracias a todos ustedes que me aguantaron tanto con mis locuras y patoaventuras de escritora desde el 26 de septiembre de 2013, fecha que empecé a escribir Punto de quiebre. INFINITAS GRACIAS. SIEMPRE.

Y yo seguiré escribiendo -y espero publicando- hasta que la vida me lo permita.

Esto apenas es el principio que hay letras de Cristina para rato

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s